LA LONJA DEL CERTIFICADO ENERGÉTICO

¿Qué os parecería organizar una subasta entre dentistas para ver quien os pone un implante más barato? ¿Y subastar entre abogados a ver quien es el guapo que lleva tu pleito al menor precio? ¿Subastaríamos entre las panaderías quien nos vende el pan más barato? ¿Y el coche? ¿Lo mismo?

¿Nos da igual que el dentista nos haga un despropósito en la muela y que el abogado tenga experiencia y defienda con solvencia nuestros derechos? ¿Cuándo compramos el pan sólo  nos fijamos en el precio? ¿Nos da igual su calidad? Ya no os digo nada de los coches… Sólo hace falta salir a la calle para ver que todos llevamos el coche más barato del mercado. ¿A quien le importa lo bueno o bonito que sea? (modo ironía on).

Creo que estaréis conmigo en que no todo es el precio. No negaré que es un factor muy importante a la hora de comprar o seleccionar un servicio (y más en estos tiempos), pero no puede ser el único. Me niego a creer que la calidad no importa. Y sé que no es así.

certificado energético de calidad

Pues bien, el incipiente “mercado” de los Certificados Energéticos parece viajar por un camino en el que la calidad se valora lo mismo que una colilla tirada en el suelo. Sólo importa el precio. Cuanto más bajo mejor. ¡Total! Sólo es un trámite, burocracia, un papeleo más en la compra-venta de una vivienda, ¡un impuesto!

Si la calidad no importa, sólo manda la ley de la oferta y la demanda. Y no nos engañemos, oferta hay para dar y tomar. En un país sin obras, los técnicos siguen teniendo que comer y que pagar sus gastos. Tanto es así, que en ese “mercado”, los técnicos que ofrecen este servicio se han visto obligados a bajar sus honorarios hasta límites irrisorios.

Pero esto no es suficiente, hay una serie de personas que ven en la necesidad de los demás, su propia oportunidad de negocio y quieren ir más allá. Gente lista que, por medio de una plataforma web, pretende que el “mercado” de los Certificados Energéticos, pase directamente a ser una subasta. Ofrecen en su web (certipuja.com) un método de contratación de servicios en el que el cliente puede acceder a demandar su certificado entre todos los técnicos adscritos. Éstos (nosotros) empezarán en ese momento una subasta para ver quien es el técnico que menos cobra por el certificado, es decir, quien valora menos su tiempo, su trabajo, sus conocimientos, su formación y su experiencia. LA “LONJA” DE LOS CERTIFICADOS ENERGÉTICOS.

SUBASTA

Mi opinión personal es que esta plataforma, que ahora se encuentra en fase de reclutamiento de técnicos, pretende aprovecharse de la falta de trabajo que ahora mismo afecta a nuestro sector. Es indigno para los profesionales y una estafa para los consumidores. Como ya dije antes, los precios, ahora mismo, están por los suelos. La competencia es muy grande y esto, por sí mismo, nos ha hecho ajustarnos el cinturón al máximo. Todo lo que sea bajar más el precio (dudo que lo consigan) irá en detrimento, Y MUCHO, de la calidad del producto.

Y amigos, LA CALIDAD SÍ IMPORTA. ¿Hay que buscar un precio competido? Sí, pero hasta un límite. Nadie da duros a cuatro pesetas.

Si queremos vender o alquilar una vivienda o un local comercial, tenemos que tomarnos en serio la calificación energética. Tanto para comprar, como para vender.

En un certificado energético “barato” se invertirán menos horas y dedicación que en uno de precio medio y creedme si os digo que la calificación no será la misma en los dos casos. Cuanto mayor sea la calidad del certificado, mejor letra obtendrá el inmueble y esto es muy importante. Si la eficiencia energética es importante cuando compramos una lavadora, ¿cómo no lo va a ser para elegir el hogar donde pretendemos para, al menos, la mitad de nuestro tiempo?

Por último, animo a los técnicos, Aparejadores, Arquitectos e Ingenieros, a no prestarse a participar en esto. Y a quien necesite un Certificado Energético o cualquier otro servicio profesional le invito a que consulte y pida presupuesto a varios técnicos si lo estima oportuno, pero que tenga presente que no es lo mismo un Ferrari que un Seat Panda.

Certificado-energetico-barato

PD: Todos mis respetos hacia el Seat Panda, mi primer coche… Pero no es lo mismo 🙂

7 comentarios
  1. Certificado energético Zaragoza
    Certificado energético Zaragoza says:

    Yo, cuando veo este tipo de cosas, lo que pienso en la escasa visión empresarial del colectivo. La realidad es que quienes comenzaron con las ofertas “low cost” y empezaron a participar en esas plataformas fuero los técnicos jóvenes, con poca experiencia profesional y nula experiencia empresarial. Gente que solo conoce la estrategia “IKEA”: vende barato. Lo malo es que estas practicas han arrastrado al resto de la profesión…

    Responder
    • alfonsoquintas
      alfonsoquintas says:

      No estoy tan seguro de que la culpa de la bajada de los precios sea algo exclusivo de los técnicos jóvenes. Más bien creo que es una reacción lógica del mercado a la escasa demanda de trabajo que hay.
      A cualquier técnico joven, entre los que me incluyo, le gustaría poder presupuestar con algo más de holgura sus encargos, pero hoy en día, si no te adaptas al mercado, te quedas en casa. Tengas la edad que tengas.

      Un saludo y gracias por tu comentario 🙂

      Responder
  2. Frank Peres
    Frank Peres says:

    A mi no solo me parece correcto sino deseable que se pueda hacer una subasta por casi todo. Depende ya de tu inteligencia el que puedas hacer una comparación adecuada en la que se valore calidad y precio. Si yo puedo poner en mi casa puertas de MDF no las voy a poner de roble macizo por muy buenas que sean. Hay que saber valorar que valor añadido te aporta lo que adquieres. Estimular la competencia fue siempre el motor del mercado ( excepto en economías reguladas, que no parecen contar en la actualidad con gran predicamento).
    Y por cierto. El ser un ingeniero joven no implica que seas un chapucero. Creo que non de tener ningun problema para manejar el software necesario para su actividad.

    Responder
    • alfonso_quintas
      alfonso_quintas says:

      Muchas gracias Frank por tu participación.

      Desde mi punto de vista, la libre competencia ya está más que implantada en nuestro sector. No creo que necesite de “incentivos” de estas características para bajar aún más los precios.

      Un afectuoso saludo.

      Responder
    • alfonso_quintas
      alfonso_quintas says:

      Hola David.

      Acabo de ver la foto a la que te refieres. Indignante. Me gustaría saber como ha calculado los costes de un CEE el técnico que se anuncia.

      Gracias por tu comentario y un saludo.

      Responder

Trackbacks y pingbacks

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *