Aislamiento de ventanas mediante láminas adhesivas

Cuando realizamos la certificación energética de una vivienda existente nos podemos encontrar con ventanas con un mal comportamiento térmico.

Las ventanas y en concreto el vidrio  es el punto más débil de todo nuestro aislamiento pero, por suerte, es también el punto más fácil de solucionar.

Existe un método muy muy sencillo y que da unos resultados nada despreciables.

Las láminas bajo emisivas adheridas a los cristales son otra manera de  mejora en nuestras ventanas sin necesidad de cambiarlas.

CARACTERÍSTICAS

Las láminas de ventana tienen como finalidad modificar y mejorar el control solar, la seguridad, la privacidad, el aislamiento, el filtrado UV. Por otra parte, consiguen una disminución del envejecimiento de los materiales.

Pueden absorber y reflectar el 80% del calor que viene del exterior, produciendo ahorros energéticos significativos en edificios con sistemas de refrigeración.

También reducen las pérdidas de calor del edificio a través del vidrio. Permitiendo reducir un 30% la transmisividad del vidrio  y en algunos casos permite llegar a valores superiores a 70%  http://www.enerlogicfilm.com

Los beneficios propios de estas láminas son:

– Aumentar el confort y la eficiencia energética en los edificios: al evitar pérdidas y controlar las radiaciones se consigue una temperatura más uniforme, por lo que es necesario menor aporte energético para conseguir la temperatura de confort.

– La protección, privacidad y apariencia: las láminas de ventana pueden proporcionar una reducción de hasta un 99,9% en la transmisión de radiaciones UV dañinas.

Ha de hacerse un estudio de estrés térmico para cada aplicación o proyecto. Para evitar rotura de los vidrio existentes. Además de las características del vidrio hay que medirlo, calcular el factor de sombra, ect.. para evaluar la idoneidad o no de la lámina que se pretende poner .
Casi siempre hay una lámina para un vidrio, de unas propiedades más o menos efectivas que se adapta al tipo de vidrio existente.

La aplicación integral en los vidrios de láminas específicas en un edificio puede llegar a suponer hasta un 10% del consumo energético total, una reducción importante si tenemos en cuenta la sencillez de aplicación. Esta inversión se estima además que se amortiza entre 3 y 5 años.

vídeo explicativo de montaje de láminas

Fuente: Red de Certificadores Energéticos

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *